Viaje al pasado: La historia de las máquinas tragaperras

Las máquinas tragaperras, también conocidas como slots o tragamonedas, son juegos de apuestas que puedes encontrar en bares, establecimientos y casinos. Pero en los últimos años las casas de apuesta han incorporado la versión online, es decir, puedes jugar en el lugar que quieras y cuando quieras, lo único que necesitas es un dispositivo con conexión a Internet. Hay que ver como han cambiado las máquinas tragaperras desde su invención, ¿sabes cuál es su origen? En este post te lo contamos…

Así surgieron las primeras máquinas tragaperras

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, el alemán August Fey creó una caja de metal con tres rodillos giratorios. Estos carretes se caracterizaban por tener diferentes símbolos, y cuando quedaban completamente alineados en el centro de la máquina, se entregaba un premio. Diez años más tarde, en la ciudad de Chicago, Herbert Mills empezó a desarrollar un aparato similar añadiendo otros símbolos y haciendo la ventana más grande para que los jugadores pudieran ver si se habían quedado cerca o lejos de ganar. El invento resultó ser todo un éxito y vendió varias reproducciones por todo el territorio. Las leyes de apuestas, para aquel entonces, no dejaba repartir los premios en metálico, pero en el 1931 el juego se legalizó en algunos estados y estalló el boom de las máquinas tragamonedas.

Durante treinta años, los slots no sufrieron grandes cambios físicos. Fue a comienzos de los años sesenta cuando la compañía Bally cambió el mecanismo tradicional de las máquinas tragaperras con un procedimiento electromecánico. De esta manera se podía recolectar y otorgar el dinero mucho más rápido, con lo que mejoró y mucho el negocio.

Como decíamos al inicio del post, hoy en día hay hasta máquinas tragamonedas online con miles de símbolos diferentes y premios muy suculentos en metálico. La principal diferencia entre las presenciales y las online es el modo de pago, en la segunda versión no hace falta descambiar los billetes por monedas para poder jugar, todo se introduce en una cuenta de casino y los pagos se realizan a través de transferencia bancaria. Con todos los cambios que han ido sufriendo durante el paso de los años, aún se pueden encontrar tragaperras antiguas, de esas que tienes que accionar una palanca, no eran tan específicas, pero sin duda tenían su encanto.

Ah, que se me olvidaba, juega con responsabilidad y si no tienes experiencia en este tipo de máquinas, tienes la opción de jugar con dinero virtual, así aprenderás antes de gastar el de tu bolsillo sin conocimiento alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *